Usuario - - Acceso de Usuarios
Miércoles - 31.Julio.2013

Inicio
Quienes somos
Temas de consulta
Abogados Accidentes Abogados Accidentes
Abogados civil Abogados civil
Abogados familia Derecho de Familia
Abogados matrimonialistas Derecho Matrimonial
Abogados herencias Derecho hereditario
Abogados inmobiliarios Derecho inmobiliario
Abogados mercantil Derecho mercantil
Abogados penalistas Derecho penal
Abogados laboralistas Laboral/ Seguridad Social
Abogados administrativo Abogados administrativo
Abogados de extranjeria Abogados de extranjeria
Abogados fiscalistas Abogados fiscalistas
Abogados procesal Abogados procesal
Abogados internacional Abogados internacional
Abogados consitucionalistas Abogados constitucionalistas
Abogados Consumo Abogados consumo
Abogados Urbanismo Abogados Urbanismo
Abogados Propiedad Horizontal Abogados Propiedad Horizontal
Consultas juridicas online
Consultorio fiscal
Consultas accidentes
Consultas frecuentes
Servicio a empresas
Colaboradores
Foro Abogados
Blog
Directorio de abogados
Otros servicios
Guía de despachos de abogados
Últimas consultas
Facebook
Noticias

Comunidades de bienes

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo

Hay dos tipos de comunidades: las que tienen un origen legal, por ejemplo, en el caso de que existan varios herederos y las que tienen un origen negocial, cuando se crea en virtud de un negocio jurídico celebrado por dos o más personas, por ejemplo, compra en común de una cosa.

Uso y disfrute: cada partícipe puede servirse de las cosas comunes, siempre que disponga de ellas conforme a su destino y de manera que no perjudique el interés de la comunidad, ni impida a los copartícipes utilizarlas según su derecho.

Administración: Para la adminstración de la cosa común son obligatorios los acuerdos de la mayoría de los partícipes. La mayoría no es de personas sino de intereses en la comunidad.

Conservación: Los gastos necesarios, como actos de administración, exigen para su realización el correspondiente acuerdo, pues ningún comunero puede entenderse facultado para realizarlos según su interés o conveniencia y reclamar de los demás la parte que le corresponde según su cuota. Ello sólo deberá permitirse cuando se esté ante situaciones de urgencia o necesidad de efectuar tales gastos.

Posesión: Como poseedores de la cosa, los comuneros se encuentran protegidos por las acciones posesorias posesioras y, en particular, por los interdictos de retener y recobrar la posesión.

Alteraciones: Ninguno de los condueños podrá, sin consentimiento de los demás, hacer alteraciones en la cosa común, aunque de ellas pudieran resultar ventajas para todos.

Disposición: Para enajenar la totalidad de la cosa común a una tercera persona es necesario la unanimidad de todos los comuneros. Para establecer un gravamen sobre la cosa común es necesario el consentimiento de todos los comuneros, pues también el gravamen constituye una alteración del régimen de la cosa común.

El derecho de cada comunero sobre su cuota: Todo condueño tiene la plena propiedad de su parte y la de los frutos y utilidades que le correspondan. No se trata de que la "parte" constituya un auténtico objeto material de derecho. Es simplemente una expresión aritmética de la medida de la concurrencia en el todo, de lo que idealmente le corresponde en ese todo, del que cada comunero es titular único.

¿Quiere realizar una consulta concreta? ¿Necesita un abogado?   Llame o consulte a nuestros abogados

 

Compártelo:
meneame digg delicious technorati google bookmarks yahoo blinklist twitter Facebook
23/04/2010 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba